14 diciembre, 2018

GESTIÓN DE PROYECTOS

039-checking-150x150

La GESTIÓN DE PROYECTOS nos va a permitir mejorar el servicio a sus clientes e incrementar los resultados de su empresa, es mejorar su eficiencia, optimizar los recursos y controlar sus proyectos.

Las empresas que apuestan por una Transformación Digital completa terminan por incluir, implantar y desarrollar Metodologías Ágiles en el interior de sus departamentos para entregar los productos y/o servicios con una mayor calidad y con unos costes y tiempos mucho más reducidos.

Metodologías Ágiles

Por metodologías ágiles entendemos a aquellas metodologías de gestión que permiten adaptar la forma de trabajo al contexto y naturaleza de un proyecto, basándose en la flexibilidad y la inmediatez, y teniendo en cuenta las exigencias del mercado y los clientes. Los pilares fundamentales de las metodologías ágiles son el trabajo colaborativo y en equipo.

BENEFICIOS

  • Reducción de costos.
  • Rapidez en la entrega de proyectos.
  • Trabajo en equipo y compromiso de todos los miembros del equipo de trabajo.
  • Mayor calidad en el trabajo y en el producto final (ya sea producto o servicio).

METODOLOGÍAS ÁGILES

EXTREME PROGRAMMING XP: Esta herramienta es muy útil sobre todo para startups o empresas que están en proceso de consolidación, puesto que su principal objetivo es ayudar en las relaciones entre los empleados y clientes. La clave del éxito es potenciar las relaciones personales, a través, del trabajo en equipo, fomentando la comunicación y eliminando los tiempos muertos.

SCRUM: Se caracteriza por ser la “metodología del caos” que se basa en una estructura de desarrollo incremental, esto es, cualquier ciclo de desarrollo del producto y/o servicio se desgrana en “pequeños proyectos” divididos en distintas etapas: análisis, desarrollo y testing. 

Esta metodología permite abordar proyectos complejos que exigen una flexibilidad y una rapidez esencial a la hora de ejecutar los resultados.  La estrategia irá orientada a gestionar y normalizar los errores que se puedan producir en desarrollos demasiados largos, a través de, reuniones frecuentes para asegurar el cumplimiento de los objetivos establecidos.

KANBAN: La estrategia Kanban conocida como ‘Tarjeta Visual” muy útil para los responsables de proyectos. Esta consiste en la elaboración de un cuadro o diagrama en el que se reflejan tres columnas de tareas; pendientes, en proceso o terminadas. Este cuadro debe estar al alcance de todos los miembros del equipo, evitando así la repetición de tareas o la posibilidad de que se olvide alguna de ellas. Por tanto, ayuda a mejorar la productividad y eficiencia del equipo de trabajo.